jueves, 13 de mayo de 2010

UN CUADRO, UNA METÁFORA

Fue el primer cuadro que vi al entrar al MOMA de Nueva York. Los Picasso, Mondrian, Kandisnsky, Matisse, Pollock y otras obras maestras de arte contemporáneo universal que alberga este museo tuvieron que esperar.


Estaba atrapada ante un pequeño cuadro, entonces para mí desconocido, a pesar de ser una de las pinturas más populares del museo.

Se trataba de “Christina's World” de Andrew Wyeth. Un cuadro enigmático, lleno de misterio, con el que cada espectador se comunica de una forma diferente. Un cuadro que no pasa desapercibido.

Una mujer joven, de espaldas al espectador, aislada en un paisaje solitario de hierba seca, se arrastra hacia una misteriosa casa de madera situada a lo lejos en lo alto de una pequeña colina. Aunque las piernas no le permiten avanzar, sus brazos y sus manos las sustituyen.

"No se ve el rostro pero se adivina una gran fuerza física y mental en la protagonista". La fortaleza mental supera siempre la limitación física.

-Un cuadro, una metáfora-

( Leer más en "Mi obra favorita" de la sección Museo Virtual de Siringa Revista Digital del IES Ciudad los Ángeles )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada